Testimonio de una presunta víctima de violencia de género cuando ésta ha tenido problemas de adicciones.

Cuantas veces hemos asistido a un detenido o un imputado de Violencia de Género y éste nos ha dicho que ella tiene problema de adicciones a sustancias como el alcohol o drogas o ha estado en tratamiento psiquiátrico por una presunta patología, con el fin de desacreditar la declaración de la presunta víctima en sede policial o judicial. Archivo 2-7-15 17 54 46

El Juzgado de lo Penal 4 de Vilanova i la Geltrú ha dictado recientemente una Sentencia donde establece: “Valorar la posible incidencia que pudieran tener en la credibilidad de un testigo ciertos trastornos mentales o enfermedades como el alcoholismo o la drogadicción”.

En este caso, se elaboró un peritaje por parte de los Servicios Psicológicos del Juzgado donde se concluía que la señora mantenía preservadas sus capacidades cognitivas e intelectivas y no presentaba ninguna psicopatología que alterara su criterio de la realidad, valorando por los autores del informe como un testimonio apto.

Cabe decir que la defensa del imputado aportó testigos y diferentes informes psicológicos sobre las características ordinarias de la personalidad del acusado, que no fueron valorados por el Juez a no estar relacionados con los hechos denunciados y luego enjuiciados.

Con se quiero decir, que en juicio sobre una presuntas agresiones por violencia de genero, no vale en decir: “Ella miente porque está loca o está enferma”. Sino que la prueba debe valorarse la prueba bajo el principio de inmediación y contradicción, que junto los dos relatos totalmente contradictorios de la denunciante y el denunciado, el Informe Médico Forense, ratificado durante el plenario, compatible con el informe de los Servicios Médicos de Urgencias y el relato que efectúo la víctima en el Juicio Oral, desvirtúa completamente la presunción de inocencia del acusado.

Por lo tanto, a la hora de aporta informes psiquiátricos como prueba con el fin de desacreditar a la denunciante, hay que valorar si efectivamente, nos puede servir. En mi opinión es mejor, desacreditar la denuncia, mediante las contradicciones efectuadas en las declaraciones del acusado y la víctima.

¡Hasta Pronto!